Perder peso: los secretos très chic de los franceses

Perder peso: los secretos très chic de los franceses

El hecho de estar a dieta o tener una forma de comer que sea equilibrada no se trata de sufrir las restricciones de los alimentos, sino de disfrutar con moderación de los que son más calóricos y disfrutar por igual de aquellos que nos dan salud y nos ayudan a mantenernos delgados. La dieta francesa y su cultura de comida tiene mucho de esto por enseñarnos. Veamos algunos de sus aportes a la hora de perder peso.

Destina tiempo para comer

Los franceses destinan tiempo para comer y disfrutar del proceso, pero no solo eso sino que preparan sus comidas en casa como una forma de este proceso, manteniendo un control siempre de la calidad y frescura de los alimentos para que el resultado final de la comida sea fresco y nutritivo. Comamos tranquilamente y con calidad, ya que comer a rápido es perjudicial para el control de las porciones, el metabolismo y la digestión.

Que la calidad de la comida sea excelente…natural

Los franceses le dan una importancia relevante a la calidad de la comida, evitan todo lo que sea procesado, modificado y con azúcares adicionadas para “mejorar el sabor”. La comida es mejor natural, orgánica y sin adicionados que aportan calorías excesivas y vacías a la dieta.

Masticar lentamente

Parte del tiempo que se destina a comer por parte de los franceses y para disfrutar de los alimentos se enfoca también en masticar lentamente hasta machacar cada bocado, esto beneficia la digestión y la asimilación de los nutrientes, cosa que es muy importante porque evita que se sobre absorban grasas y se acumulen en el cuerpo.

Que los vegetales sean abundantes en la dieta

Una cuestión de dieta y cultura en Francia es la de comer abundantes frutas y verduras, la sopa de vegetales es muy popular y parte de la comida diaria, misma que es baja en calorías, llena de nutrientes y que ayuda a mantenerse lleno sin aportar calorías de más. Agreguemos a nuestra comida una sopa de vegetales al día.

Platos balanceados en cada alimento

Los platos tradicionales y comunes son equilibrados, llenos de color y sabores, un ratatouille es abundante en vegetales, un quiché cuenta con proteínas naturales, un croque Monsieur o madame se complementa con ensalada, en fin, el plato francés no abusa de las calorías sino que las equilibra.

Caminar, bicicleta, deportes naturales

Como ejercicio los franceses de la capital caminan, los del interior andan en bicicleta y la gente de campo se mantiene con deportes al aire libre, no es un pueblo deportista en sí, sino uno que valora la actividad física y sus beneficios a la salud.

En sí perder peso como francés es sencillo, ya que los hábitos saludables de ellos los podemos hacer parte de nuestra vida diaria.

Evaluá tu peso, es gratis