Cómo bajar de peso en un mes dejando los hábitos negativos

Cómo bajar de peso en un mes dejando los hábitos negativos

Hemos hablado ya de la disciplina y de su importancia a la hora de bajar de peso y alcanzar nuestras metas. Sin embargo, para que una dieta sea realmente efectiva también es importante erradicar los malos hábitos.

Qué hábitos negativos debemos dejar atrás

Ejercitarse poco

Si el ejercicio es muy poco se convierte en una especie de placebo, donde no se logra progreso pero nos hace sentir bien porque creemos que nos ejercitamos lo suficiente. Es un hábito negativo que debemos erradicar porque ejercitarse quizás no nos resulte tan divertido pero el cuerpo lo necesita.

 Exigirse poco

Muchas veces el ejercicio puede ser muy básico y no llega a ser suficiente. Para bajar de peso es fundamental exigirse todos los días un poco más. Para ello lo ideal es preguntarse ¿en ese ejercicio sientes el trabajo en los músculos? ¿sudas y te exiges el máximo? Si la respuesta es no, puede que de nuevo estemos dándonos un placebo y no dando el máximo en el ejercicio.

 “Premiarse” con comida después del ejercicio

Ya hemos mencionado que comer antes y después del ejercicio ayuda a que este se pueda realizar con más fuerza, pero es importante comer equilibradamente y no hacerlo como un premio con alimentos calóricos, porque comer una porción de torta con el pretexto de que “ya ejercitamos” no es la opción que nos llevará a bajar de peso.

No comer para bajar más o darse atracones

Hablamos del ejercicio, pero la comida también es importante. Si comemos poco el cuerpo querrá guardar los nutrientes y retendrá las grasas, y si comemos de más en atracones, ante estas situaciones es probable que el metabolismo se confunda y llegue a retener aún más peso o provoque desequilibrios y enfermedades.

No medir los progresos

Un mal hábito que quizá no identificamos fácilmente es el hecho de no medir los progresos, y eso es importante porque subconscientemente puede que no nos demos cuenta de cuánto bajamos o de que la balanza no nos marque reducción en kilos pero sí se noten en nuestras medidas. Anotemos y llevemos un diario de trabajo que incluya comidas, ejercicios, medidas y peso.

Justificar tus malos hábitos

“Es que como mucho cuando estoy estresado” “es que estoy reteniendo agua por la menstruación” “es que es un mito eso de que la cerveza saca panza”. Identifiquemos los malos hábitos y no los fomentemos ni los justifiquemos, lo ideal es erradicarlos y combatirlos para bajar de peso y mantenerse saludable.

Evaluá tu peso, es gratis