Dieta Alcalina

Dieta Alcalina, ¿cómo funciona?

La dieta alcalina se basa en la creencia de que ciertos grupos de alimentos pueden afectar la acidez y el PH de los fluidos corporales, ayudando al organismo a eliminar toxinas, disminuyendo la retención de líquidos y  de esta manera  favorecer la pérdida de peso en pocas semanas.

En qué consiste la dieta alcalina

La palabra pH representa la concentración de iones de  la sangre. Para que el organismo trabaje de manera equilibrada, según esta  dieta, es importante que el organismo sea alcalino, para poder neutralizar los ácidos, de lo contrario pueden ocurrir interrupciones en el metabolismo, alteración del apetito, retención de líquido, aumento del depósito de grasas y una disminución de la liberación de la hormona de la saciedad.

La dieta también incluye disminución total del consumo de alcohol, evitar el estrés, evitar  desequilibrios en la alimentación y promover el aumento de componentes ácidos en el organismo. Frutas o alimentos ácidos, como la piña o el limón, pueden ayudar al organismo a liberar componentes alcalinos. El contenido acido de cada alimento no está relacionado al sabor del mismo.

Los alimentos contraindicados por la dieta (ácidos) son: café, bebidas alcohólicas, sal, azúcares y derivados, carnes, leche y derivados, harinas y huevos. Se debe limitar el consumo de dulces, aceites, edulcorantes y alimentos  light. En el caso de los alimentos alcalinos listados por la dieta y que deben ser consumidos son: ananá, lenteja, cebolla, brócoli, melón, coles, ajo, castañas y manzana. También es importante consumir espinaca, productos integrales, aceite de oliva, calabaza, remolacha, lechuga, higo, papa, kiwi, moras y pera.

Ventajas

  • La dieta alcalina  no restringe el consumo de grupos alimentarios y estimula el consumo de alimentos integrales y frutas, verduras y verduras.

  • Promueve la eliminación de productos industrializados de la alimentación.

DesVentajas

  • Al disminuir el consumo de  alimentos como carnes, huevos y lácteos, se pueden llegar a generar deficiencias nutricionales. Excluir determinados alimentos de la alimentación diaria como las harinas o alimentos industrializados, con alto contenido de grasa, ya contribuye a la pérdida de peso, lo que no necesariamente está asociado al pH del alimento.

  • No fomenta hábitos saludables y no es sostenible en el tiempo.

  • Para seguir esta dieta es necesario contar la lista de alimentos ácidos y alcalinos.

  • Es una dieta muy estricta y un cambio en la rutina de la persona puede afectar la realización de la misma, desmotivarla  e incluso irritarla por las reglas a seguir.

  • La pérdida de peso tampoco  es sostenible en el tiempo, con una ganancia igual o superior a la de inicio.

Evaluá tu peso, es gratis