Lechuga, una aliada para tu dieta rápida

Lechuga, una aliada para tu dieta rápida

Existen algunas recetas que gracias a las propiedades medicinales de sus ingredientes ayudan a bajar la hinchazón en el área del abdomen, quemar grasa y acelerar el metabolismo. En este sentido, incluir lechuga en nuestra dieta rápida será de gran ayuda a la hora de alcanzar los resultados que esperamos en el menor tiempo posible.

Beneficios de la lechuga: ¿Cómo funciona esta dieta rápida?

Es importante destacar que esta dieta rápida debe ser evitada en gran medida por personas con problemas de diverticulitis, colon irritable, úlceras o hernia de hiato, sin embargo, antes de iniciarla es recomendable visitar a un experto médico.

Esta dieta rápida, consiste básicamente en un procedimiento de 7 días con los que podemos adelgazar al menos 6 kilos, por lo que al ser una dieta rápida, no debe seguirse con habitualidad; una vez culminada hemos de volver a nuestra alimentación normal siempre y cuando sea saludable. Su punto principal es el consumo en forma de sopa o caldo, el cual consta de 5 cebollas, 2 pimientos verdes, 1 lata de tomate, 2 zanahorias, apio, sal para sazonar, pimienta y por supuesto, una cabeza de lechuga, correctamente preparados.

Para el primer día sólo se  debe comer sopa o caldo de lechuga (el cual previamente ha sido preparado) y frutas, en cuanto a la bebida los jugos naturales sin azúcar o agua son la mejor opción. Durante el día dos el consumo de verduras además del caldo de lechuga son los protagonistas.

Posteriormente, en el tercer día se debe seguir consumiendo todo el caldo de lechuga que sea posible, además de ingerir pequeñas porciones de frutas y verduras. El cuarto día por su parte, se caracteriza por  el consumo de banana y leche descremada, por lo cual podemos degustar hasta 8 unidades de este fruto y la cantidad deseada del lácteo.

Llegando a la recta final de esta dieta rápida, nos encontramos con un quinto día en el que consumimos carne (hasta 20 onzas) y tomates frescos (6 unidades), siendo esencial la ingesta de agua en grandes cantidades. En el sexto día por su parte, vamos a ingerir carne en las proporciones deseadas y consumir nuestro plato de sopa de lechuga al menos, una vez.

Finalmente, para el último día podemos comer arroz, verduras y jugos muy bajos en azúcar, sin dejar de lado un plato de caldo de lechuga unas dos veces durante este día.

Sin duda, la efectividad de esta dieta rápida puede ser impresionante. No obstante, siempre antes de iniciar planes alimenticios estrictos es necesario consultar con especialistas y profesionales de la salud. Recorda que para llegar a un peso ideal de manera saludable, es necesario mantener una alimentación equilibrada y desarollar buenos hábitos alimenticios. 

Evaluá tu peso, es gratis