Frutos secos: las mejores dietas para bajar de peso

Frutos secos: las mejores dietas para bajar de peso

El consumo de grasa está ligado con el aumento de peso progresivo en nuestro cuerpo, sin embargo, los frutos secos contienen altos niveles de “grasa buena”, la cual es una herramienta muy efectiva para perder esos kilos de más.

Además, el consumo constante de estos frutos ayuda a controlar la presión arterial y a mantener en buen estado nuestra salud cardiovascular, evitando o disminuyendo también las probabilidades de padecer diabetes.

Las mejores dietas para bajar de peso basadas en frutos secos

Este tipo alimentos contienen gran cantidad de fibra y grasa insaturada, por lo que  podemos disfrutar de diversos beneficios si los consumimos reemplazando las grasas saturadas de origen animal (lácteos o carnes).

Los ácidos grasos Omega-3 protegen el corazón, en este sentido, las almendras por ejemplo, son una fuente rica en ellos. Estos alimentos también contienen vitamina B, que es vital para contar con un metabolismo sano y mantener niveles altos de energía; de ahí la importancia de tener en cuenta estos alimentos si buscamos dietas efectivas para bajar de peso.

Los frutos secos también son una fuente de antioxidantes, que protegen nuestro organismo del deterioro que ocasiona el estrés y el envejecimiento, mientras previenen la formación de determinados tipos de cáncer.

Incluir frutos secos en las dietas para bajar de peso

Existen diversas opciones para incorporar los frutos secos a todas las dietas para bajar de peso. En primer lugar, durante el desayuno podemos añadir nueces o almendras a un yogur o a un vaso de leche, posteriormente, para el almuerzo optamos por incluir maní o piñones a una salsa para pastas. Es importante destacar que los frutos secos pueden ser incorporados a modo de antojo o merienda entre cada comida.

Para la cena por su parte, estos frutos pueden formar parte de nuestra ensalada o consumirlos de igual forma en un delicioso pan de nueces. Finalmente, para el postre la opción ideal es por ejemplo, un pastel de manzana con almendras.

Así, entre diferentes alternativas, podemos degustar un puré de frutos secos, el cual nos puede servir para untar al pan o a las galletas.

En definitiva, los frutos secos son alimentos versátiles que pueden utilizarse tanto en recetas dulces como saladas, calientes o frías, por lo que su incorporación a nuestras dietas para bajar de peso debe ser inmediata para disfrutar así, de todos sus beneficios.

Evaluá tu peso, es gratis